• Marisol Gutiérrez

"No los busquen, murieron todos en el basurero".


Iguala, Guerrero.- Juan Miguel Pantoja Miranda, mejor conocido como 'El Pajarraco', presunto implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, aconsejó a los padres de los normalistas que "no los busquen", pues afirma que "murieron todos en un basurero de Cocula". Además cuenta cómo los mataron.


Perseguido por la extinta Procuraduría General de la República (PGR) durante casi 4 años, "El Pajarraco" fue detenido en 2018 hasta que un juez ordenó su liberación. Ante visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) relató "sin valor judicial" que por los hechos de la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014 deseaba declarar todo lo que sabía de las desaparición de los 43, pues "quería descargar su conciencia", ya que confesó que "no podía dormir bien, tenía pesadillas y no podía vivir tranquilo".


Integrantes de Guerreros Unidos, quienes admitieron haber secuestrado, trasladado, asesinado, incinerado y desaparecido a los 43 normalistas mencionaron los apodos de Pantoja como "Pajarraco, Paja, Wasa, Wasako o Soldado", quien fue liberado por supuestas detenciones "ilegales".


Aunque dijo que él no disparó contra los estudiantes, "El Pajarraco" contó que recibió una llamada en la que le ordenaban atender "la cuna", pues si no lo hacía irían por él. "Ya sabes lo que te puede pasar", amenazaron a Pantoja otros miembros de Guerreros Unidos; al llegar al lugar se encontró una camioneta de redilas que contenía a los estudiantes y le encargaron vigilarlos para que no escaparan. Cabe resaltar que relató a la CNDH que el vehículo tipo "estaquitas" era escoltado por dos camionetas de la policía.


Posteriormente subió al auto que se dirigió hacia el basurero de Cocula. Estando ya en el basurero con los estudiantes de la normal de Ayotzinapa escuchó que por medio de un radio transmisor ordenaron "darles piso a todos los estudiantes" tras lo que los 'gatilleros' accionaron sus armas y mataron a tiros a los 43. Una vez ultimados, uno de los integrantes de Guerreros Unidos pidió a otro que usando una motosierra cortara troncos, mientras otros cuatro arrojaban los cuerpos desde la parte alta del basurero, algunos de ellos quedaron atrapados, por lo que los arrastraron.


'El Pajarraco' recuerda que escuchó como gritaron "ese aún está vivo, bájalo", y luego de seguir la instrucción lo "remataron con una roca grande que dejaron caer sobre su cabeza", escribió.


Finalmente, procedieron a recolectar llantas con las que prenderían los cuerpos que colocaron sobre una base compuesta por grandes rocas de alrededor de 6 metros de ancho por 8 metros de largo, lo que describió como una 'cama' o 'plancha'.


Además de las llantas y cuerpos que relata fueron rociados con diésel se colocaron troncos y ramas a los que prendieron fuego.


Por último cuenta que tras las lluvias volvió junto a cinco integrantes de Guerreros Unidos para recolectar las cenizas del fuego. Según contó "El Pajarraco" recogieron todo con palas y lo colocaron dentro de bolsas negras.


Grupo RIBA Jiménez.


230 vistas0 comentarios