• RibaNoticias

Han sido detenido 12 agentes estatales por conductas ilícitas


Chihuahua.- Un agente de la Policía Vial, de nombre Guillermo M. G., fue vinculado a proceso penal por el presunto robo de un vehículo, delito ocurrido el 05 de enero pasado. 

Ese caso se suma a otros 11 registrados en meses recientes en los que existe el involucramiento de elementos estatales en posibles conductas ilícitas, que han derivado en indagatorias internas sin darse a conocer el alcance de éstas. 

Datos de la Fiscalía de Distrito Zona Centro establecen que el policía vial estuvo acompañado por otra persona el 05 de enero y despojaron de su unidad a un conductor de plataforma DiDi en la colonia Villa Juárez. 

Los imputados responden a los nombres Guillermo M. G. y Carlos Antonio S. Q., el primero de ellos elemento estatal, a quienes se les cumplimentó una orden de aprehensión y se les dictó una medida cautelar de prisión preventiva. 

De las indagatorias se desprende que se trata de un vehículo Dodge, línea Attitude y además, mediante el uso de la violencia física y psicológica, robaron pertenencias al chofer y a un pasajero. 

Agentes del Ministerio Público, Peritos, Analistas de Información y Policías de Investigación de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Robo que atendieron la denuncia, recopilaron elementos de prueba y testimoniales que establecen la presunta responsabilidad de los imputados. 

Otro de los casos mediáticos se dio el 23 de octubre en la Plaza Victoria, luego de que se registró un ataque a balazos contra los policías estatales, Hugo Zavaleta Aparicio y su escolta, y el homicidio de los dos comandantes ministeriales, Gerardo Barajas y Javier Ontiveros, dos días después. 

La investigación oficial apuntó a la participación de dos elementos estatales involucrados en estos ataques. El 3 de marzo del 2019 el área de Asuntos Internos de la FGE sorprendió y detuvo a los elementos de la Comisión Estatal de Seguridad, Huber Ulises A., y Luis Alonso H. P., por robo de combustible a sus propias unidades. 

El 28 de marzo circuló en redes sociales la molestia de algunos elementos de la FGE, a quienes se les ordenó una cuota de decomiso diario de vehículos de procedencia extranjera dependiendo de la zona, además de coordinarse con otras autoridades y realizar operativos para detectar mercancía ilegal. 

Detrás de este operativo fracasado hubo además de inconformidades denuncias de corrupción por parte de los mandos. 

Luego, en la ciudad de Chihuahua el 4 de junio una investigación interna en la misma Fiscalía General del Estado (FGE) se realizó por el asesinato de Óscar García Díaz, coordinador de la unidad de Proyectos Especiales, tras manifestar el fiscal general que habían detectado personal dentro de la dependencia que filtra información y datos de los compañeros, que no se conducen con honor y respeto a la función que desarrollan, y eso también es una vertiente que se está investigando. 

Lo anterior originó que el 10 de julio, el agente ministerial del Grupo de Reacción, Jayro Abigahel y dos hombres más, fueran detenidos como presuntos responsables del homicidio de Óscar García, quien fue el titular de la Unidad de Proyectos Especiales y mano derecha del fiscal general César Augusto Peniche. 

El pasado 6 de junio en ciudad Juárez, policías ministeriales adscritos a la Contraloría de Asuntos Internos, catearon por segunda ocasión la casa de Hugo Uranga, agente ministerial prófugo y escolta del primer comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), señalado como presunto homicida de dos mujeres en abril pasado. 

El sábado 15 de junio salió a relucir una carta que advertía de un paro de labores para dos días después por parte de policías ministeriales, peritos y demás integrantes de la Fiscalía General del Estado (FGE), a raíz de que en el pago de la quincena que se les depositó, no les apareció el incremento retroactivo prometido por la administración pública estatal. 

La entonces directora de Inspección Interna de la Fiscalía General del Estado, Érika Jasso Carrasco, fue transferida a la Dirección de Asuntos Penales y Amparo de la propia institución el pasado 9 de julio, según información oficializada por la FGE. 

La remoción de Jasso se dio en momentos que llevaba a cabo múltiples investigaciones internas sobre corrupción de agentes, mandos medios y mandos altos, particularmente de la Comisión Estatal de Seguridad, encabezada por Óscar Aparicio Avendaño. 

En Ciudad Juárez el 2 de agosto el agente de la Policía Ministerial asignado a la Zona Norte, Raúl T.B., fue detenido después de que investigaciones lo ligan en el homicidio de dos de sus compañeros, Pedro Valadez Rodríguez y Héctor Manuel Montañez Ríos, ocurrido la mañana del 27 de octubre del año 2017. 

El 10 de octubre reciente, la exfiscal Jasso Carrasco, responsable de investigar y sancionar a los malos elementos policíacos por abuso de autoridad y corrupción, confirmó haber presentado su renuncia a la Fiscalía General del Estado (FGE), institución a la que dedicó 22 años de servicio. 

Además existen registros del año pasado en los que también se han visto inmiscuidos agentes estatales en actos de traición y delitos. 

El 15 de septiembre de 2018, Alejandro Chacón Caramillo, policía ministerial asesinado el jueves 13 de septiembre de ese mismo año en Chihuahua, no recibió los honores fúnebres por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), pues se encontraba en una suspensión de un año, luego de protagonizar un altercado en el exterior de un bar, en donde realizó disparos con su arma de cargo. 

El 21 de diciembre de 2018 la Dirección de Asuntos Internos de la Fiscalía General del Estado inició una investigación en contra de peritos de la dependencia por la filtración a medios informativos de una carta ensangrentada, que es parte de las periciales que integraban una carpeta de investigación tras la muerte de una mujer.

Copyright © 2020 telecomunicaciones digitales del norte / www.corporativoriba.com.mx