• OpinionES

Destaca Financial Times populismo de AMLO

Londres, Ing.- Cada mañana del día laboral, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sube al escenario en una sala con detalles art decó para hablar con la prensa. Hablando sin un teleprompter, el hombre de 65 años de cabello plateado se involucra con su audiencia en una discusión despreocupada que puede durar hasta dos horas. Repite la historia de México, describe planes políticos y chismes sobre figuras culturales populares.

También critica al neoliberalismo, refuta las "noticias falsas" y se mofa de los periodistas como títeres en un enfoque de "nosotros contra ellos" que recuerda al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien rara vez está de acuerdo, destacó el diario británico Financial Times.

En una conferencia de prensa en marzo, un periodista le preguntó a López Obrador cómo planeaba responder a las amenazas recientes de Trump para cerrar la frontera entre México y Estados Unidos. En respuesta, recordó su visita el día anterior a una pequeña ciudad, donde había puesto la pregunta en una manifestación de manos en un mitin, o lo que llamó "mi grupo de reflexión".

Dichas "consultas públicas" son un distintivo controvertido de su Presidencia: una votación provocó la cancelación de un proyecto de 13 mil millones de dólares en el aeropuerto de la Ciudad de México, aunque ya se había construido en un 30 por ciento, indicó el FT. Con una amplia sonrisa, López Obrador les dijo a los periodistas reunidos: "Mis 'asesores internacionales' en Poza Rica nos recomendaron ... ', '... no deberíamos quedar atrapados en una fila''. Luego, giró las manos para indicar el remolino.


Complicaciones de las relaciones fronterizas. "Prefiero la paz y el amor", dijo.

El diario mencionó que fue una respuesta característicamente hábil que pasó por alto la realidad. El año pasado, antes de que asumiera la Presidencia, López Obrador denunció la actitud de Trump hacia los migrantes. Sin embargo, desde enero, México ha deportado a 37 mil 340 inmigrantes a Centroamérica.

Las mañaneras de López Obrador son a menudo teatrales, pero no son entretenimiento. Al igual que los tuits de Trump, establecieron la agenda de noticias del día, su mensaje amplificado por un ejército de partidarios de trolling en línea, lo que López Obrador llama "las benditas redes sociales".

En comparación con la pompa cargada de protocolos de sus predecesores, quienes rara vez hablaron con la prensa, estos eventos diarios representan un notable ejercicio democrático. También son un ejemplo del estilo anti-establishment que arrasó al carismático AMLO al poder en una elección histórica en julio pasado.

Con índices de aprobación de hasta el 80 por ciento, López Obrador podría ser el político más popular del mundo, aunque, seis meses después de su Presidencia, el brillo se está desvaneciendo y sus calificaciones están cayendo.

El nuevo líder de México también proporciona una lente curiosa a través de la cual entender la reacción contra la globalización y el orden liberal.

El Financial Times señaló que su alianza con los evangelistas cristianos, sus promesas de expulsar a las elites corruptas, reducir los gastos innecesarios y combatir las "noticias falsas" son los tropos de los populistas de derecha en todas partes. Sin embargo, la preocupación por el que queda atrás y su deseo de anular el "neoliberalismo" recuerdan el izquierdismo tradicional de su amigo Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista del Reino Unido.

Es una visión justa que concuerda con la experiencia diaria de muchos mexicanos. También es ideológicamente ecléctico. "Combina el marxismo con la preocupación social, una especie de socialismo romántico", "... mezclado con el pensamiento conservador", dice Carlos Illades, un historiador y experto en el marxismo en México. "Es una especie de socialista pre-marxista".

El poder legislativo de López Obrador, su ambiciosa agenda social y su popularidad han impulsado las esperanzas de un cambio en México. De cualquier manera, el País está en crisis y necesita cambiar.

Estas serían condiciones maduras en cualquier lugar para un hombre fuerte que prometa un cambio radical. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los populistas latinoamericanos, López Obrador está a punto. Sus hábitos frugales estaban arraigados por los padres de las tiendas y se puede ver en la reducción de fondos para la salud y en los recortes públicos obligatorios, incluido su propio salario.

Cuando el diario REFORMA publicó una carta privada enviada por López Obrador al rey de España, exigiendo una disculpa por la conquista de México en el siglo XVI, le dijo al periódico que revelara su fuente. REFORMA se negó, provocando un nuevo enfrentamiento entre el Presidente y el periódico, cuyos dueños ya habían sido convocados por los inspectores de impuestos.

Cuando los críticos cuestionaron por qué tres cuartas partes de los contratos del sector público han sido adjudicados a contratistas preferidos en lugar de a través de licitaciones abiertas, López Obrador simplemente proclamó: "La corrupción ha terminado en México".

Incluso los aliados se encogen cuando no están de acuerdo. López Obrador ha descartado públicamente las rebajas en las previsiones económicas de su gabinete y rechazó las sugerencias de su subsecretario de Hacienda de que un proyecto de refinería de petróleo por 8 mil millones de dólares podría posponerse debido a su costo.

Algunos nombrados por el Gobierno son viejos amigos de dudosa habilidad, que probablemente no cuestionarán las decisiones presidenciales.

Aunque dos áreas donde López Obrador escucha las críticas son las relaciones estadounidenses y los mercados internacionales, tal vez porque él tampoco puede controlar.

Por lo tanto, por ahora, su enfoque "mágico" es más evidente cuando se trata de la economía y el problema intratable de la violencia en México, indicó el Financial Times. Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, criticó un reciente Plan Nacional de Desarrollo lleno de "culpas y dogmas".

López Obrador ha apuntado un crecimiento anual promedio del 4 por ciento al final de su mandato, pero "algunas de las medidas que el Gobierno ha tomado solo han servido para generar incertidumbre", dijo de Hoyos.

López Obrador, quien se negó a ser entrevistado para este artículo, deja de lado esas críticas.

"Estoy convencido de que en mis seis años como Presidente reforzamos los hábitos democráticos, erradicamos la corrupción y hacemos que la economía se mueva para que haya trabajo y bienestar para todos", dijo en la mañanera del 21 de marzo anterior a su viaje a Guelatao.

La victoria de López Obrador fue un terremoto político, similar a la elección de Donald Trump o al referéndum Brexit. Para sus partidarios, es una figura redentora, cuyo enfoque de hombre fuerte es necesario para asumir los intereses conservadores arraigados que bloquean el cambio que México necesita desesperadamente.

Para sus críticos, él es otro Hugo Chávez. Pero esa comparación es exagerada. Chávez fue un comandante de tanques que aplastó a su oposición. López Obrador es, en cambio, un activista social de campaña que se nutre de la confrontación retórica.


Cuando sus políticas son cuestionadas o fallan, él culpa al pasado y recurre a la sabiduría de "el pueblo" para justificar su enfoque, incluso si eso significa no escuchar lo que realmente dice la gente.

LA UNICA GRUPERA LOGO 2020.png

UBICADOS:

                  AV. Juárez #609

                 Plaza San Alberto

 INT. 12 Y 13 Jiménez Chihuahua

                    CONTACTO:

               (629)  54 2 81 15  

© 2019 DERECHOS RESERVADOS