• Marisol Gutiérrez

Construyen hogar sobre las cenizas.

Tras el incendio que acabó con el albergue infantil Emmanuel, inician trabajos para levantar el espacio que atiende a más de 100 niños.

A unos meses de que el fuego destruyó un trabajo de más de 50 años, los restos del Hogar de niños Emmanuel comenzaron a ser derribados para construir sobre las cenizas las nuevas instalaciones que más de 100 niños de la ciudad llaman hogar.


“Nunca pensé que este lugar se fuera a caer, no pasó por mi mente. Vi fotos de cómo se consumía y no pude hacer nada”, contó Silvia Tapia, quien desde sus 17 años se unió al equipo que, a pesar del accidente, continúa brindando sus servicios a los niños y niñas.


El albergue comenzó en la década de los 60 cuando su fundador, el pastor Josué López Luna, se percató de que algunos niños de la colonia Adolfo López Mateos andaban solos por las calles cuando sus mamás, la gran mayoría de las veces madres solteras, iban a trabajar.


El pastor habilitó una pequeña casa cerca de la calle General Treviño y décadas después creció tanto que logró albergar hasta 120 niños, donde no sólo se les brindó una cama y comida, sino que además se les dio educación y un espacio para jugar.


La contingencia sanitaria a causa de Covid-19 provocó que en marzo del año pasado todos los empleados y niños volvieran a sus casas y trabajaran a distancia, mas nunca imaginaron que durante su ausencia un desperfecto eléctrico consumiera su hogar.


“Fue un impacto muy grande para los niños, estuvieron muy tristes”, contó Silvia y además explicó que personal de psicología del albergue platicó con los niños para asegurarse de que estuvieran bien.


Estimó que la construcción de las nuevas instalaciones tardará algunos años, por lo que comenzaron a habilitar un espacio dentro de la iglesia cristiana Emmanuel, ubicada en el cruce de las calles General Treviño y Cobre, para los dormitorios de los niños.


“Aquí no es una guardería, los niños son residentes”, aclaró Natanael Miramontes, director de la casa-hogar, quien explicó que los niños provienen de todos los sectores de la ciudad y solicitó el apoyo de la comunidad para recolectar despensas.


Actualmente el personal del Hogar de niños Emmanuel labora en unas oficinas a un costado de las ruinas del albergue, en la colonia Adolfo López Mateos sobre la calle General Treviño, quien desee ayudar con víveres o de forma monetaria puede acercarse o llamar a la oficina al 656-615-1137.


Grupo RIBA Jiménez.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo