• Humberto

Club Pollo: Localizan 4 víctimas más de caso de pederastas.

Ciudad Chihuahua.-Luego de que la Fiscalía General del Estado detuviera a Jaime Avelino M.O. el pasado 6 de octubre de 2020 en la colonia Villa Juárez, lograron obtener información de sus dispositivos móviles y de almacenamiento más información se logró dar con el paradero de cuatro víctimas más de la presunta red llamada “Club Pollo”, que está integrada por pederastas y pedófilos en Chihuahua.

“Hugo Mendoza”, como se hacía llamar dentro del ámbito del negocio clandestino de la pederastia, fue ubicado tras haber recibido tres denuncias en su contra de menores de edad, quienes no sabían que eran víctimas de una explotación sexual y temían por su vida al intentar salir de esta agrupación.

Tras intervenirle varios celulares, computadoras, más de una decenas de memorias y otros archivos, los agentes investigadores aseguraron decenas de videos de pornografía infantil, que presuntamente Jaime Avelino filmaba y almacenaba para comercializar entre los miembros del club, de donde gracias a las investigaciones se logró identificar a cuatro víctimas, quienes decidieron declarar en su contra. En el material asegurado, la Fiscalía Especializada de la Mujer fue la que logró dar con cuatro personas más, que eran comercializadas y abusadas por grupos de adultos, quienes producían videos, fotografías y una serie de elementos pornográficos más con menores de edad, por lo que en los próximos días podrían agendar una fecha para formular estos nuevos cuatro cargos en contra del presunto fundador del Club Pollo. Desde que se logró descubrir el caso en octubre del año pasado a la fecha, tres víctimas han declarado en su contra, por lo que debe permanecer detenido por los delitos de trata de personas en modalidad de almacenamiento de pornografía de personas menores de 18 años, por lo que también se encuentra vinculado a proceso.

Con estas nuevas cuatro personas que lograron testificar en contra del presunto responsable se espera que la Fiscalía Especializada de la Mujer pueda obtener la formulación y vinculación por más delitos, a fin de que Jaime Avelino permanezca en prisión preventiva por un tiempo prolongado de años.

A pesar de que por el momento sumarían siete los que abonaron a las investigaciones con sus denuncias, algunos testigos que lograron hablar en meses pasados con El Heraldo de Chihuahua señalan que los grupos sobrepasaban las 200 personas, sin embargo no todos querían testificar o no sabían que eran víctimas de un delito.

De acuerdo a las investigaciones y evidencia que localizaron del caso antes de que fuera capturado, fue que el grupo era llamado "Club Pollo" y era totalmente secreto y discreto, entre los clientes figuran algunos personajes que no han sido revelados, quienes buscaban saciar sus deseos más íntimos con menores de edad y otro tipo de prácticas donde se mezclaba la pedofilia y pederastia con el dinero.

Todo esto fue una investigación de poco más de dos años que la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Especializada de la Mujer encabezaron en la ciudad de Chihuahua y como parte de los resultados se logró la detención del presunto organizador de este club, el cual fue identificado como Jaime Avelino.

“Hugo Martínez” es un perfil falso que Jaime creó entre 2014 y 2015 para contactarse con sus clientes y con los “pollos”, pues a través de ese perfil publicaba imágenes, mensajes, ubicaciones y otros temas más relacionados con la actividad de pedofilia, así como resultados del año, posadas y demás cuestiones vinculadas con este negocio ilícito que presuntamente dirigía. Este club recibió el nombre de “pollo” porque lo integran niños, a quienes llamaban “pollitos”, que eran menores de entre 10 a 17 años de edad, quienes eran captados por Jaime "M" o “Hugo Martínez”, a través de perfiles falsos, con engaños, ofrecimientos de dinero y promesas, que al final sólo terminaban en abusos sexuales y reuniones con adultos.

Como el club no sólo necesita la presencia de menores, además de los “pollos”, los que encabezaban el grupo eran los “gallos”, que es como se conoce a las personas mayores de edad, que son los que contrataban los servicios de esta persona y de los niños. Algunos sólo observaban, otros sostenían encuentros sexuales y los más depravados hacían rituales de golpes y otras cuestiones más explícitas.

Para hablar con clientes y sobre este tema es que decidieron adaptar un lenguaje preciso que les permitiera conocer que era un cliente, qué niño se vendía y dónde se iba a realizar el encuentro, además de otros significados como eventos masivos, catálogos y ventas a través de internet o redes sociales.

Toda la evidencia y material que aseguraron en contra del detenido fue presentado ante un juez a finales del 2020, por lo cual fue vinculado a proceso por estos hechos, mientras que la fiscalía sigue en búsqueda de más evidencia que pueda abonar a dar con más presuntos colaboradores o víctimas de este club.


Grupo RIBA.-Jiménez

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo