• Marisol Gutiérrez

Amenaza al campo bajo nivel de agua en las presas.

Agua disponible en las 16 presas del País, destinadas a abastecer al campo, se ha reducido 57% al 4 de mayo, lo que arriesga la producción.

Ciudad de México.- La sequía en México ha dejado al sector agrícola un volumen de agua disponible en presas de menos de la mitad del año pasado y la producción ya lo resiente. Según el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), con datos de Conagua, el líquido disponible en las 16 presas del País destinadas a abastecer al agro se ha reducido 57.1 por ciento al 4 de mayo, contra los niveles de 2020. Entre los cultivos que enfrentan afectaciones están maíz, frijol, mango, sorgo y forrajes para alimento de ganado. De las 25 millones de hectáreas sembradas en México, 75 por ciento depende por completo de lluvia y recurren a las presas en época de sequía. En el país, nueve estados presentan sequía extrema y excepcional: Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Guerrero y Michoacán. En tanto, en Tabasco, Chiapas, Yucatán, Quintana Roo y Morelos se han identificado zonas anormalmente secas. En los estados del norte, las 16 presas más importantes para riego de cultivos están en 30.7 por ciento de su capacidad. Cinco de estas presas están en Sinaloa, tres en Sonora, dos en Tamaulipas, una en Chihuahua y el resto en Jalisco, Michoacán y Nayarit. En conjunto, acumulan un nivel disponible de 14.4 hectómetros cúbicos, es decir, 57.1 por ciento por debajo del nivel de 2020. Pero la sequía se ha extendido a otras zonas y, hasta ahora, 72.8 por ciento del País está afectado por la falta de agua. La Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) alertó que la producción agrícola está en riesgo en 450 municipios de 19 estados, destacando Oaxaca, Sonora, Chihuahua y Zacatecas. Se prevé que la producción de maíz se contraiga 30 por ciento este año, por la sequía y una menor superficie sembrada. "(La sequía) genera una menor producción, una menor oferta, y eso implica o explica un aumento en los precios al no haber el suficiente producto como en otros años", explicó Luis Fernando Haro, director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA). Además de la disminución de las lluvias, hay un mal manejo de agua y el uso excesivo de este recurso en cultivos que, si bien son redituables económicamente, no se les ha invertido en infraestructura de riego para su optimización. "En opinión de GCMA todo lo anterior provocará problemas de agua para consumo humano y se tendrán menores cosechas. "También habrá reducción en el hato ganadero y una menor oferta por los efectos de sequía en Estados Unidos, Sudamérica y otros países, lo que incidirá en un incremento en los precios, como advierte lo está indicando la FAO", apuntó el Grupo.

Grupo RIBA Jiménez.

3 vistas0 comentarios