A sus 90 años don Pablito trabaja para llevar sustento a sus nietos.


Ciudad Parral.-A pasos lentos pero siempre con una sonrisa, don Pablito recorre las calles con su carretilla en mano, todo a fin de llegar al camino de La Esmeralda, en donde trabaja rellenando los hoyos de la carretera; a su lado caminan sus pequeños nietos, quienes lo ayudan en su trabajo.


Don Pablo Dueñas, mejor conocido como “Pablito” es un señor de 90 años, quien, a pesar de su avanzada edad, trabaja todos los días para llevar el sustento a sus nietos de corazón, como el les dice, debido a que no existe algún lazo sanguíneo que los una. Las actividades en esta familia, comienzan desde temprana hora, primeramente Pablito se alista, toma café, mientras que los pequeños Alejandra M. de 10 años y Alexis M. De nueve años, le ayudan a echar la pala y el talacho sobre la carretilla.

En tanto la señora Estela M. madre de los niños, les alista el desayuno y el lonche que llevará don Pablito a su trabajo


“Nos levantamos muy temprano, para que nos alcance bien el tiempo, les doy lo que tenemos, a veces solo frijolitos o sopa”. Después llega la hora de irse al trabajo, por lo que a pasos lentos, pero con mucha fortaleza, Pablito en compañía de Alejandra y Alexis recorren las calles de la colonia Che Guevara, hasta llegar al camino de terracería de La Esmeralda en donde hacen su parada.

Estando en el lugar, el señor comienza a juntar la tierra en su carretilla, ya que está completa, avanza unos metros hacia donde esté en malas condiciones el camino y ahí empieza a rellenar los hoyos. A un costado, el pequeño Alexis le ayuda con su talacho a remover la tierra para volver a cargar la carretilla, en tanto Alejandra, se encarga de tirar las piedras que invaden el camino.

“Nosotros te ayudamos abuelito, tu descansa tantito en lo que juntamos la tierra para echarla en la carretilla”, expresan los niños mientras le ayudan al señor en su trabajo. Los niños ayudan a su abuelito cada que tienen oportunidad, ya que por las por las tardes estudian en una primaria en donde cursan cuarto y quinto año.

Alejandra y Alex dan muestra del gran amor que sienten por el señor don Pablo, debido a que indican que, a pesar de no ser familiares, los cuida como un verdadero abuelito, “Siempre busca la manera de traer dinero para darnos de comer y para la escuela, siempre nos dice que estudiemos para que seamos alguien la vida”, refieren los niños. En tanto, el señor expresó sentirse muy contento de tener en su vida a estos pequeños, quienes con sus ocurrencias le alegran los días “Esos niños son mi mayor tesoro, a su mamá la cuidé como una hija desde que era jovencita, hoy que están ellos es más la felicidad, a pesar de las carencias que pasamos, yo trato de llevarles todo lo que puedo para que ellos estén bien”, señala. Al preguntarles que les gustaría recibir para esta navidad, Alex, rápidamente contesto que le gustaría que Santa Claus, le trajera una bicicleta y un par de tenis, ya que señala que los que tiene ya están muy “viejitos”, en tanto Alejandra desea un celular para sus estudios, ya que indica que en ocasiones los maestros le mandan las tareas por ese medio y no cuenta con uno para llevar a cabo sus clases, así mismo ,desea unos zapatos escolares.

En tanto, don Pablito solo desea una chamarra para mitigar mejor el frío y si se tiene la posibilidad, le gustaría recibir un colchón debido a que señala que el que tienen ya no les sirve bien. Si deseas ayudarle puedes comunicarte al número 627 173 5133; o bien en su dirección Justicia Social número 3; en la Che Guevara.


Grupo RIBA.-Jimenez

80 visualizaciones0 comentarios